Historia de un reto, por José Manuel Pérez

Todo empezó unos días antes de realizar uno de mis mayores retos deportivos realizados hasta ahora: completar los 104 kilómetros de los que consta la transilicitana, prueba de ultra-resistencia por excelencia de la ciudad de Elche.

Mis padres siempre han sido muy solidarios y cuando supieron que estaba inmerso en el proyecto amistad, no dudaron en apoyarlo de una forma muy peculiar: «si completaba los 104 kilómetros, donarían al proyecto 1 euro por kilómetro» En total, 104 euros.

Berta y Pepe retándome a cumplir el reto de la transilicitana

Yo, como deportista competitivo que soy, acepté. Lo publiqué en facebook y un compañero del club urban running lanzó un reto paralelo a los demás compañeros: “donar 5 céntimos por kilómetro si completaba el reto”. En total donarían unos 5 euros por compañero. Prácticamente aceptaron todos, por lo que la presión que adoptaba el reto era aún mayor.

El jueves 15 de marzo, dos días antes de la prueba, quedamos a cenar los compañeros que íbamos a realizar la prueba. Ahí nos hicimos una foto de apoyo al reto con la lona que Diego ha aportado al proyecto de forma altruista (en cuanto me puse en contacto con él se puso manos a la obra. Impresionante el trabajo que ha realizado hasta ahora) La presión iba “in crescendo”.

Algunos corredores unos días antes apoyando el reto amistad lanzándome también ellos un reto.

El 17 de marzo sábado, día de la prueba, había quedado con Candi a las 09:30 horas en la salida para agradecer a todos los compañeros toda su solidaridad. Una vez allí se produjo un momento muy emocionante, ya que, muchos compañeros del club habían preparado algunas sorpresas para darnos apoyo, tanto en la salida como en diferentes puntos de la carrera. Además, también había mensajes de apoyo que daban un plus de energía y motivación cada vez que los veíamos.

Compañeros de Urban Running apoyando el proyecto amistad

La carrera es muy dura y hay que estar mentalmente muy fuerte para acabarla. Mi idea era compartir kilómetros con un grupo de compañeros que más o menos pensábamos hacer el mismo tiempo: César, Quique, Juanan, Ignacio, Javier y Rubén. Después conforme avanzó la carrera y las fuerzas iban flaqueando, otros compañeros se fueron uniendo.

El compañerismo que se crea en las carreras de montaña no se puede comparar con nada
«Si corres solo irás más rápido; si corres acompañado llegarás más lejos»

Después de casi 18 horas entramos a meta un grupo de valientes, de sufridores, de locos que quieren superarse día a día a sí mismos. Siento mucho orgullo de correr con ellos, porque sufrieron muchos dolores y lo pasaron mal, pero al final consiguieron su objetivo: acabar la 9ª transilicitana.

Avituallamiento del kilómetro 71, las fuerzas estaban bajo mínimos.
Entrada en meta después de 17 horas y 44 minutos.

Yo cumplí con creces el reto lanzado por mis padres y por los compañeros de Urban Running. Una vez reunido todo el dinero recaudado, el viernes 23 de marzo acudimos Candi y yo a la sede de la asociación de esclerosis múltiple de Elche y comarca para hacer entrega de dicho dinero.

Reto conseguido!
Acto de entrega del dinero recaudado hasta ahora por José Manuel Pérez Torres al realizar el reto de completar la Transilicitana 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *